You are currently browsing the tag archive for the ‘Forges’ tag.

La (mala) salud de la Economía influye en la salud.

1) La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió sobre el riesgo de que aumenten los casos de suicidios y de enfermedades mentales entre quienes han de afrontar la pérdida de su vivienda o incluso de su medio de subsistencia debido a la crisis financiera.

Según el comunicado de la OMS, la falta de recursos, pérdida de viviendas y medios de subsistencia que acompañan a la actual  crisis financiera internacional podrían favorecer el aumento de perturbaciones mentales. Así lo explicó Margaret Chan, directora general de la OMS durante una reunión en Ginebra con profesionales de la salud. ”No deberíamos estar sorprendidos o menospreciar las perturbaciones y las posibles consecuencias de la crisis económica global”.

2) Aumentan los casos de disfunción eréctil por la crisis económica.
Los urólogos han detectado un aumento paulatino de las consultas por disfunción eréctil causada por la crisis económica, según informó hoy el doctor Luis Prieto, responsable del Departamento de Urología del Instituto Bernabeu en Alicante, quien detalló que la relación entre la crisis económica y la disfunción eréctil “se basa en la aparición de la ansiedad y las alteraciones de la autoestima. La preocupación provoca insomnio, falta de apetito, cansancio, tristeza, nerviosismo, irritabilidad y pesimismo, y con todo ello hay más ansiedad y se tiene menos relajación y peores condiciones para las relaciones sexuales”. El prototipo es un hombre de entre 35 y 45 años que ha perdido su trabajo.

Nueva especialidad sanitaria

No me gusta hablar de “Recursos Humanos”, aunque así es como he llamado a una categoría. Los seres humanos no son bienes o recursos, sino seres sociales y creativos (con conocimientos, experiencias, motivaciones, intereses vocacionales, aptitudes, actitudes, habilidades, potencialidades, etc.) que contribuyen más allá del trabajo a una sociedad y a una civilización.

El siempre genial Forges ilustra, sin embargo, la realidad hospitalaria: