Los ciudadanos andaluces recibirán una factura informativa en la que se detallará el coste real de la atención prestada en sus centros sanitarios. Es la noticia de la que ha informado la Consejera de Salud, María Jesús Montero, que se pondrá en marcha el lunes 25 de octubre en el Hospital Costa del Sol de Marbella (Málaga) y se implantará de forma progresiva hasta cubrir, a finales de 2011, toda la red hospitalaria y de Atención Primaria.

María Jesús Montero ha subrayado que se trata de un documento que se entregará a los ciudadanos a título “meramente informativo”, en un ejercicio de “responsabilidad” de la Administración sanitaria para garantizar a los andaluces el derecho a conocer en qué se invierten sus impuestos. Según la propia Consejería, a diferencia de otras comunidades autónomas, la factura andaluza ofrecerá el precio real de cada procedimiento médico, quirúrgico o diagnóstico, y no una aproximación o coste medio del servicio.

El proyecto de este documento informativo tiene como principal objetivo que los ciudadanos puedan conocer con mayor rigor y transparencia la inversión que realiza la Junta en sanidad pública, que actualmente representa un tercio del presupuesto total de la comunidad autónoma, enmarcándose en la política de “Gobierno abierto” dirigida a informar a la ciudadanía sobre la gestión del dinero público y su propia responsabilidad en la utilización racional de los recursos. Actualmente, la mayor parte de los usuarios desconoce el coste de los servicios prestados por un sistema cuyo carácter gratuito no implica que no les suponga un gasto, ya que se financia a través de sus impuestos.

El cálculo de la factura informativa se realizará atendiendo a variables que van desde los costes directamente imputables a los procedimientos sanitarios, como los de personal o material fungible, a los indirectos pero necesarios para el sostenimiento de la red asistencial, como los relativos a limpieza, seguridad, administración, cocina o pruebas diagnósticas complementarias. Para ello, la Consejería de Salud utilizará su sistema de contabilidad analítica que permite un cálculo real del gasto en relación con los diferentes costes de cada procedimiento, cada centro y cada circunstancia.

María Jesús Montero ha valorado que el modelo de factura informativa suponga una “aproximación real” al coste que supone la atención en cada centro, ya que existe una “variabilidad significativa” atendiendo a cuestiones como el número de procedimientos que se realizan, el personal disponible o los costes directos o indirectos que conllevan. Ello permitirá también avanzar en una “cultura de la eficiencia comparada” por centros y servicios, ha añadido la consejera, que ha matizado que la medida hará posible conocer las diferencias entre los costes que suponen en cada uno.

Dada su complejidad, la implantación del modelo se realizará de manera escalonada hasta completar toda la red sanitaria a finales de 2011 con los 40 procedimientos más frecuentes, con lo que se cubrirá el 50% de la actividad asistencial. Con este desarrollo paulatino se pretende que el proyecto no suponga un esfuerzo extra para los profesionales ni un coste económico que dificulte su puesta en marcha.

Primera fase

De este modo, y en relación al primer centro en la que se implantará, la factura informativa reflejará que una intervención de cataratas en el Hospital Costa del Sol de Marbella supone un gasto de 1.399 euros; una operación de hernia, 1.147 euros, y una de vesícula, 1.470. En cuanto a las pruebas diagnósticas, el coste de una gastroscopia en el centro hospitalario marbellí es de 64,92 euros; el de una colonoscopia, 202,13; el de una ergometría, 121,72, y el de una ecocardiografía 100,32.

En este primer pilotaje, está previsto que se emitan diariamente 60 documentos, que se ampliarán al resto de servicios del hospital de forma progresiva y escalonada. Tras su desarrollo en Marbella, el proyecto proseguirá en los hospitales de Pozoblanco, Jerez de la Frontera y Antequera. Aproximadamente dos meses después de la implantación en estos centros se realizará una encuesta telefónica a la población usuaria, además de talleres de evaluación dirigidos a los profesionales.

Posteriormente, la estrategia se extenderá a las prestaciones hospitalarias de oxigenoterapia, ortoprótesis y diálisis, así como a las consultas de Atención Primaria y a las farmacias y ortopedias. El desarrollo de esta última aplicación no hospitalaria se realizará a lo largo de 2011, y consistirá en la comunicación a final de año de toda la actividad requerida por el ciudadano en atención primaria, médicos de familia, pediatras y enfermería comunitaria, además del coste farmacéutico total con indicación del gasto abonado por el usuario y del correspondiente al sistema sanitario.

Finalmente, la factura informativa incluirá también el coste que para el sistema sanitario público suponen incidencias como que los usuarios no se presenten a las consultas e intervenciones quirúrgicas programadas sin haber anulado previamente las citas.

La información del documento se entregará únicamente a los usuarios del sistema sanitario público de Andalucía y en ningún caso se trasladará a personas con otro tipo de aseguramiento pero que hacen uso de los sistemas públicos de salud, ni a personas afectadas por accidentes de tráfico o extranjeros.

FUENTE: Junta de Andalucía