Alguien me dijo una vez… que no jugase con fuego.

Pero he tenido que quemarme (no una, sino varias veces ) para comenzar a comprender. De ahí la paradoja de la experiencia:

Cuando te hace falta, no la tienes;
cuando la tienes, no te hace falta.