La revista Journal of Epidemiology and Community Health ha publicado un artículo del Grupo de trabajo ENEAS (*) sobre la incidencia de eventos adversos (EAs) en los hospitales españoles. Traduzco un resumen del trabajo:

“La investigación encuentra una incidencia de EAs derivados directamente de la hospitalización de un 8,4%, porcentaje que se eleva al 9,3% si se incluye el período de pre-hospitalización. En el 66,3% de los EAs fueron necesarios procedimientos adicionales y en el 69,9% nuevos tratamientos. En el total, el 42,8% de los EAs fueron considerados evitables. Los pacientes mayores de 65 años mostraron una mayor frecuencia de EAs (12,4% frente a 5,4% los menores de esta edad). Los EAs más frecuentes fueron los asociados con la medicación (37,4%) infecciones hospitalarias de algún tipo (25,3%) y aquellos relativos a problemas técnicos durante un procedimiento (25,0%). Los EAs causaron 6,1 estancias adicionales por paciente.

Conclusiones: La incidencia de pacientes con EAs debidos a la asistencia médica en los hospitales españoles es relevante y similar a los encontrados en los estudios de Canadá y Nueva Zelanda, que habían sido realizados con metodologías comparables. Estos y otros recientes resultados indican la necesidad de considerar los EAs una prioridad de la Salud Pública en Europa.”

Traduciendo los porcentajes a cifras concretas, aquí se nos está diciendo que un Hospital de tamaño medio (unas 500 o 600 camas) con unos 2.000 ingresos mensuales, tendrá 186 pacientes al mes con EAs . De estos, se puede considerar que 80 eran evitables.

El Ministerio de Sanidad y Consumo, junto con las CC.AA., quiere dar respuesta a esta situación impulsando la prevención de efectos adversos en el ámbito sanitario. Así lo ha puesto de manifiesto el ministro de Sanidad y Consumo Bernat Soria, en la inauguración de la IV Conferencia Internacional de Seguridad del Paciente.

MEDIDAS SENCILLAS PARA MEJORAR:

La higiene de manos como el mejor método para prevenir las infecciones.
La identificación inequívoca de los pacientes ingresados.
La aplicación de prácticas clínicas recomendadas para la prevención de efectos adversos asociados a:
– el uso de medicamentos,
– la infección asociada al cuidado sanitario,
– los procedimientos quirúrgicos,
– los cuidados enfermeros,
– la atención a la madre y el recién nacido
– y el cuidado a pacientes crónicos y terminales

(*) J M Aranaz-Andrés1, C Aibar-Remón2, J Vitaller-Murillo3, P Ruiz-López4, R Limón-Ramírez5, E Terol-García6, the ENEAS work group

1 Department of Preventive Medicine, Teaching Hospital of Sant Joan d’Alacant, Department of Public Health, History of Science and Gynaecology, Miguel Hernández University of Elche, Spain
2 Department of Preventive Medicine, Teaching Hospital Lozano Blesa, Department of Microbiology, Preventive Medicine and Public Health, University of Zaragoza, Spain
3 Department of Public Health, History Science and Gynaecology, Miguel Hernández University of Elche, Spain
4 Quality Unit. 12 de octubre Hospital of Madrid, Spain
5 Department of Preventive Medicine, Teaching Hospital of Sant Joan d’Alacant, Department of Public Health, History Science and Gynaecology, Miguel Hernández University of Elche, Spain
6 Quality Office of the National Health Service, Ministry of Health and Consumer Affairs, Madrid, Spain