En la gestión empresarial japonesa existen dos enfoques para mejorar:
– el kaizen, que se realiza de forma gradual, en forma de pequeñas mejoras en las tareas de los procesos
– el kairyo, que supone un cambio drástico, que no se produce de forma constante, sino de súbito.

El kaizen puede mejorar la gestión de las organizaciones debido a que se basa en utilizar el talento de los trabajadores para que propongan en todo momento ideas de mejora para que las tareas que realizan cumplan un requisito fundamental: la satisfacción del cliente externo e interno. Se podría decir que en este tipo de organizaciones, orientadas al cliente, el objetivo único que tienen que cumplir los empleados es satisfacer a sus clientes. Es un camino complicado de comenzar, pero que lleva a estos empleados a sentir la gratificación del orgullo por su trabajo más allá de otras motivaciones.

Dejo el siguiente enlace a un curso de Kaizen en forma de wiki:
El kaizen y la curva de aprendizaje.

Anuncios