Es un hecho que hoy día se impone la moda, la estética, por encima de cualquier valor. Incluso por encima de la propia salud. Y está de moda la estética del piercing entre los jóvenes. Aunque personalmente prefiero la desnudez del cuerpo sin aditamentos, lo que me resulta chocante es que se corran riesgos para la salud por motivos estéticos, sobre todo en el caso del piercing oral.