El pasado 10 de octubre fue el Día Mundial de la Salud Mental 2008:
Haciendo de la Salud Mental una prioridad Global“.

Incrementando
los servicios
a través de la
defensa de los
intereses y
la acción de los
ciudadanos.

Es tiempo de reflexionar
y mirar hacia el futuro,
con la meta final de hacer
de la salud mental
una prioridad global
en todos los países.

En 2007 se produjeron en Andalucía(*) 10.382 altas hospitalarias correspondientes a la CDM 19- “Trastornos Mentales”, lo que supuso el 1,85% del total de altas. Dado que la estancia media es bastante alta (16,24 días) el impacto en días de estancia – 168.608 – es muy elevado: un 3,92% del total.

También se produjeron  cerca de 800.000 consultas externas.

Más allá de los datos, detrás de cada ingreso, de cada consulta, hay un drama humano y poca atención sanitaria y social. Lo digo por experiencias muy cercanas.

En este día de prioridades globales me gustaría abogar por los más jovenes, cuyos problemas de Salud Mental no son tratados adecuadamente en nuestro Sistema Sanitario Público. ¿Cómo y dónde se atienden los casos de anorexia o bulimia, por poner un ejemplo? En esta web: Psiquiatría Infantil y juvenil, el Dr. Conrado Montesinos habla acerca de los problemas de esta especialidad que, por si no lo saben, todavía no existe en nuesto país.

En España hay excelentes especialistas, evidentemente. Nadie lo duda: pero lo son de la Psiquiatría de adultos. ¿Se considera acaso -despreciando todos los acuerdos de la ONU, de la OMS y de la UNESCO sobre los derechos del niño, entre ellos el de la salud y muy especialmente el de la salud mental- que el niño y el adolescente español no merece sus propios especialistas?

“La psiquiatría infanto-juvenil no trata de “psiquiatrizar la sociedad”. Pero las cifras existentes son muy concluyentes:

– La tasa de prevalencia de las enfermedades mentales en niños y adolescentes se sitúa entre el 15 y el 20% de la población infantojuvenil.
– Es bien sabido por estudios científicos que el 80% de los trastornos mentales de los adultos tuvo su comienzo antes de los 18 años.
– El 22,1% de los niños entre 4 y 15 años presenta riesgo de mala salud mental. (Encuesta Nacional de Salud, Ministerio de Sanidad español).
– El 24% de los NIÑOS adolescentes sufrirá algún trastorno mental (ENS).
– En el año 2020 el 50% de la población infantojuvenil sufrirá un trastorno mental,a nivel mundial.(ENS).
– El suicidio es la tercera causa de muertes en adolescentes y jóvenes.
– El 8% de los niños puede padecer un Trastorno de Hiperactividad. De éstos,el 70% de éstos padecerá además otros trastornos mentales.
– Los Trastornos Alimentarios se están presentando ya en niñas de 6 y 10 años.
– El número de fracasos escolares cuyo origen es simplemente un trastorno emocional o conductual es mucho mayor del que se puede imaginar.
– El consumo de alcohol y otros tóxicos crece sin cesar. Los adolescentes se inícian ya en el alcohol a los 11-12 años. El 33% de los adolescentes ha probado el cannabis.
– El desarrollo de una buena asistencia en salud mental infanto-juvenil propiciaría una sociedad con más capacidad preventiva de los trastornos mentales. Ello, además, tendría enormes beneficios económicos.
– Pretender, como ocurre en España, que la asistencia a niños y adolescentes dependa de psiquiatras de adultos es, no sólo una barbaridad desde el punto de vista médico, sino un un desprecio a padres y pacientes.”

Ver también:
FAISEM. Fundación Andaluza para la Integración Social del Enfermo Mental.
FEAFES. Federación Andaluza de Familiares de Personas con Enfermedad Mental.

(*) Fuente: web del Servicio Andaluz de Salud. Unidad de referencia del CMBDA.