Una de las características del momento actual es la aceleración permanente del cambio. Rara es la persona que no ha oído la frase “lo único permanente es el cambio”, traída a la empresa desde la filosofía oriental.

En el siglo XIX, la (discutible) ley de la aceleración científica de Henry y Broocks Adams decía que la ciencia se duplicaba cada medio siglo. Hoy este fenómeno se produce cada 5 años. O sea, que el 50% del conocimiento, los métodos y la tecnología utilizados hoy en una organización, será completamente obsoleto en 5 años.

Hay que asumirlo. Lo que la organización necesita es cambio.