La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) presentó en marzo la plataforma Nogracias, para acabar con la “influencia” y “poder” que la industria farmacéutica ejerce sobre la Administración, los médicos e incluso las asociaciones de pacientes.

La industria farmacéutica dedica entre un 30 y un 35 por ciento de su volumen de ventas a la promoción y publicidad de medicamentos, lo que supone unos 3.500 o 4.000 millones de euros al año en España. Las compañías pretenden así “moldear los hábitos y patrones de prescripción y dispensación”, de médicos y farmacéuticos a través de una promoción directa con regalos, viajes, actividades educativas, inscripciones a congresos, etc., e indirectas a través del control de la investigación de los nuevos medicamentos, de los sistemas de patentes, de un marketing agresivo sobre los centros académicos, etc.

Según el coordinador de la plataforma, Carlos Ponte, esto crea un complejo entramado de intereses y una cultura de patrocinio en todo el sector de la Salud que interfiere con los valores y los fines propios del SNS.

Como otras organizaciones de diferentes países del mundo (la norteamericana ‘No free lunch’ o la italiana ‘Nograziepagoio’) la plataforma defiende la práctica de la medicina basada en la evidencia científica y no en la promoción farmacéutica.

Via: El Economista > EcoDiario