Cuando vi la película “Las alas de la vida“, quedé conmocionado, entré en internet esa misma noche, busqué la página web de la película y envié un email a Carlos Cristos para mandarle un abrazo y felicitar al equipo.

Esta fue la respuesta:
“En nombre de Carlos Cristos y de todo el equipo de la película, agradecemos tu interés y consideración por “Las Alas de la Vida”. El mejor premio que podemos recibir, son palabras como las tuyas.
Todos los emails que recibimos se los hacemos llegar a Carlos Cristos, el tuyo también. Y a buen seguro que, aunque él ya no puede leer, se lo han leído. Otra cosa es que, dada su situación, pueda contestarte. En su nombre, gracias por escribirle.
Como sabes, el Ministro de Sanidad y Consumo -Bernat Soria- anunció en el coloquio de Versión Española la adquisición de los derechos en DVD de “Las Alas de la Vida” por parte de su Ministerio, a través del Instituto de Salud Carlos III, para darle una amplia difusión. Creemos que es una magnífica noticia porque concuerda con la vocación de servicio público de la película y su decidida apuesta por la sanidad pública.”

Carlos Cristos murió el 26 de abril de 2008, poco después de la emisión de la película, pero dejó para siempre entre nosotros el testimonio de una persona que reclama una vida y una muerte digna.

“No importa que la leña se consuma
si al arder da buen fuego”
Carlos Cristos

Anuncios